oración de la noche salmo 91

Oración de la noche salmo 91

SALMO 91

El Salmo 91 fue escrito por Moisés , y puede haber sido un salmo cantado en el desierto y utilizado por los levitas en su culto.

El Salmo comienza con una declaración firme de que Dios es nuestro refugio, nuestra fortaleza, nuestro lugar de seguridad.

Los versículos del Salmo 91 se encuentran entre las palabras más bellas de la Biblia. Lea atentamente y reflexione:

SALMO 91 COMPLETO

1. El que mora en el escondite del Altísimo a la sombra del Todopoderoso descansará.

2. Diré del Señor: Él es mi Dios, mi refugio, mi fortaleza, y confiaré en él.

3. Porque él te librará de la trampa del cazador y de la plaga del mal.

4. Te cubrirá con sus plumas, y confiarás bajo sus alas; Su verdad será tu escudo y escudo.

5. No temerás el terror de la noche ni la flecha que vuela de día.

6. Ni la plaga que camina en la oscuridad, ni la muerte que asola al mediodía.

7. Miles caerán a tu lado, y diez mil a tu mano derecha, pero no serás golpeado.

8. Solo con tus ojos mirarás, y verás la recompensa de los impíos.

9. Para ti, oh Señor, eres mi refugio. En el Altísimo has hecho tu morada.

10. Ningún mal vendrá sobre ti, ni ninguna plaga vendrá a tu tienda.

11. Porque él dará a sus ángeles la carga sobre ti, para que te guarde en todos tus caminos.

12. Te apoyarán en sus manos, para que no tropieces con tu pie en piedra.

13. Pisarás al león y la serpiente, y pisarás al hijo del león y la serpiente.

14. Debido a que él me amaba tanto, yo también lo entregaré, y lo pondré en lo alto, porque ha conocido mi nombre.

15. Él me llamará y yo le responderé; Estaré con él en problemas; Lo sacaré de él y lo glorificaré.

16. Lo satisfaré con la duración de los días y le mostraré mi salvación.

Sobre el salmo 91

Estas son maravillosas palabras de consuelo. El Salmo 91 habla de Dios como el Protector de aquellos que confían en Él.

El Salmo 91 es una de las obras más importantes jamás escritas. Es imposible imaginar algo más hermoso, más sólido, más profundo o más adornado.

¿Podría el latín o cualquier otro idioma moderno expresar completamente toda la belleza y elegancia de estos versículos? Ciertamente no hay un poema griego o latino comparable a esta oda hebrea.

Dios protege a los que confían en él. Aprende a pararte en la presencia del Señor, aprende a morar en el escondite del Altísimo y a la sombra del Todopoderoso. Allí encontrarás la protección de Dios, no serás destruido ni derrotado. Encontrarás lo que Dios tiene reservado para tu vida.

Practiquemos el amor y la confianza en Dios. A medida que nos hacemos más conscientes de su presencia constante en nuestras vidas, nos volvemos protegidos e inmunes al mal.

Estudio Bíblico del Salmo 91

Tan importante como leer y escuchar el Salmo 91 es llevar a cabo su estudio para comprender su verdadero significado. Lea los versos cuidadosamente explicados lenta y cuidadosamente para que pueda entender desde un punto de vista espiritual el origen y el significado de los pasajes.

Verso 1:

“El que mora en el escondite del Altísimo a la sombra del Todopoderoso descansará”.

El escondite es tu mente, donde es el único lugar donde puedes caminar y hablar con la presencia infinita y el poder dentro de ti. Esto es lo que llamamos tu “yo superior, el Dios vivo” presente en ti.

Es un escondite, porque este lugar, tu mente, es inaccesible. No hay nadie que sepa lo que estás pensando o meditando. Permanece en tu escondite con más frecuencia y siente la presencia del Señor en ti.

Y, descansar a la sombra del omnipotente significa vivir bajo la presencia de Dios y, por supuesto, con su protección. La palabra sombra significa seguridad. Tienes en presencia de Nuestro Señor, una presencia todopoderosa sin oposición.

Versículo 2

“Diré del Señor, Él es mi Dios, mi refugio, mi fortaleza, y confiaré en él”.

La palabra “Señor” significa “yo soy”. Esta es la presencia de Dios en ti. Necesita depositar toda su confianza en el amor de Dios en usted, tal como lo hizo con su madre cuando era niño.

Confía en tu ser superior como tu madre. Ama a tu Ser Superior, como ama tu madre. Cree en tu ser superior, como crees en tu madre.

Dios es tu refugio y, por lo tanto, tu escudo te rodea y te deja protegido de cualquier mal que exista. Confía, cree y ama a Dios.

Versos 3 y 4:

“Porque él te librará de la trampa del cazador y de la plaga del mal. Él te cubrirá con sus plumas, y tú confiarás bajo sus alas. Su verdad será tu escudo y escudo.

La claridad en este versículo impacta, ya que confirma su protección contra absolutamente todo lo que pueda dañarlo. Eres impermeable a cualquier maldad.

Protegido de los venenos contagiosos, infecciosos, epidémicos y morales, protegido de los estafadores y de cualquiera que intente robarte.

Tu Ser Superior te mantendrá alerta, te advertirá, te protegerá como un pájaro que, con sus alas, protege a sus crías.

Versos 5 y 6:

“No tendrás miedo del terror de la noche, ni de la flecha que vuela de día, ni de la plaga que camina en la oscuridad, ni de la muerte que asola al mediodía.

Nunca duermas sin antes buscar al Señor. Libera a todos en Dios y ten deseos de las bendiciones de la vida. Duerme en paz y despierta con alegría. Admire las verdades de Dios y descanse en paz.

La flecha que vuela durante el día y la muerte al mediodía son los pensamientos negativos y las desafortunadas sugerencias que recibe durante todo el día. Las vibraciones negativas. Mentalidad débil. Ora y estrecha el espacio de tu mente para saber qué te envenena día tras día.

La mortalidad es el problema que ocurre durante el día. Al buscar al Señor, su entorno dejará de ser destructor y se convertirá en armonía y paz.

El terror nocturno y la peste son los conflictos que permanecen dentro de ti. No temas, la sabiduría te mostrará la dificultad que permanece oculta, independientemente de la fuente de donde provengas.

Versos 7 y 8:

“Mil caerán a tu lado y diez mil a tu mano derecha, pero no vendrá a ti. Sólo con tus ojos mirarás, y verás la recompensa de los impíos.

Inmune contra cualquier maldad. Libérate de los pensamientos negativos, no pueden acabar con el hombre que camina con Dios. La Presencia del Señor no puede ser sacudida, golpeada o lastimada.

Dios en ti es eterno, infinito y supremo. No te bañes de sentimientos perturbadores. Solo guarda en ti mismo lo que es bueno y bueno. Serás bendecido

Versos 9 y 10:

“Para ti, oh Señor, eres mi refugio. En el Altísimo has hecho tu morada. Ningún mal vendrá a ti, ninguna plaga vendrá a tu tienda.

Siempre estarás protegido. Dios es tu guía Dios te cuida, te protege y te dirige. Sumérgete en el amor de Nuestro Señor y desarrolla inmunidad contra cualquier peligro.

Versículos 11 y 12:

“Porque él dará a sus ángeles la carga sobre ti, para que te guarde en todos tus caminos. Te apoyarán en sus manos, para que no tropieces con tu pie en piedra ”.

Los ángeles representan los mensajeros de Dios, impulsos inspiradores que actúan dentro de ti; ideas espontáneas que traen luz a tu mente, revelando la respuesta a ella; respiraciones internas del Espíritu; y advertencias internas que lo guían y lo mantienen. Tenga a los ángeles como pautas y esté seguro en su caminata.

Versículos 13 y 14:

“Pisarás al león y la serpiente; Pisarás al hijo del león y la serpiente. Como me amaba tanto, lo entregaré también; Lo pondré en lo alto, porque ha sabido mi nombre.

Con este salmo estarás demostrando tu fe. Dios es todopoderoso, toda sabiduría, amor ilimitado, armonía absoluta, paz absoluta, omnisciente y omnipresente. Te conviertes en lo que contempla; así desaparecen todas sus dificultades.

Versículos 15 y 16:

“Él me llamará y yo le responderé; Estaré con él en problemas; Lo sacaré de él y lo glorificaré. Lo satisfaré con la duración de los días y le mostraré mi salvación.

Solo la inteligencia infinita sabe la respuesta. Cuando te vuelves hacia Aquel que es toda la sabiduría, Él se volverá hacia ti. La larga vida prometida es una vida de felicidad donde te liberas, te sientes útil y contento. Dios es vida, y es tu vida ahora. Vivirás por siempre.

Leave a Reply